El aburrimiento

Mi abuelo me contaba que toda su vida, hasta que se casó con mi abuela (la mejor cocinera del mundo para mí), comía a diario el mismo plato: cocido (para los lectores de fuera de España, es un plato de garbanzos con muchas posibles variaciones, según los vegetales que se le añadan, como patatas, judías verdes, repollo…, y la carne, como res, gallina, pollo, tocino, hueso de jamón, morcilla…). Seguir leyendo

El miedo y la sopa de verduras de raíz

No conoceré el miedo. El miedo mata la mente. El miedo es el pequeño mal que conduce a la destrucción total. Afrontaré mi miedo. Permitiré que pase sobre mí y a través de mí. Y cuando haya pasado, giraré mi ojo interior para escrutar su camino. Allí por donde mi miedo haya pasado ya no quedará nada, sólo estaré yo.

Oración de las Bene Gesserit sobre el miedo, en Dune, de Frank Herbert Seguir leyendo

¿Por qué meditar?

Muchas personas se sienten atraídas por la meditación, a veces incluso sin saber por qué. Oyen hablar de meditar y algo en su interior les dice que estaría bien probar a hacerlo. Realmente hay muchas ideas preconcebidas alrededor de este asunto, hay quien la rechaza sin haberle dado una oportunidad, y también quien la acepta pero nunca llega a practicarla. En definitiva, hay gustos para todo, y eso está bien. Seguir leyendo

Nuestra responsabilidad

Pulsar en la imagen para ver fuente

Pulsar en la imagen para ver fuente

Recuerdo que cuando era pequeño mi abuela María siempre nombraba a los niños del Biafra cuando alguien se dejaba comida en el plato: “Con el hambre que pasan los pobrecitos, ¿cómo no te vas a comer eso?”. Yo en ese momento no sabía qué era el Biafra, ni tampoco entendía qué tenía que ver que hubiera niños con hambre con que yo me terminara o no el plato. Hoy comprendo un poco más la relación entre ambos fenómenos. Precisamente nosotros, en Occidente, podemos despilfarrar como lo hacemos porque hay otros que no llegan. El planeta no soportaría un nivel de consumo igual al nuestro para todos sus habitantes. Consumimos y tiramos demasiado y creo que podríamos vivir perfectamente consumiendo menos. Bajo ese punto de vista, no despilfarrar es una obligación moral que todos tenemos hacia la Tierra. Cada vez que tiramos comida, es como un insulto a la humanidad. En este artículo de El País se afirma que se tira la mitad de la comida producida en el mundo. Seguir leyendo

Hacer pan (3): la masa madre y el tamagotchi

En esta entrada voy a explicar cómo producir y mantener nuestra propia masa madre, y una receta sencilla para hacer pan con ella. Me he basado en esta entrada del blog de Ibán Yarza, con algunos cambios de mi propia cosecha. Para mí hacer pan con masa madre es mucho más interesante, tanto por el proceso como por el resultado obtenido en términos de sabor, aroma y textura, y además el pan es más saludable, se digiere mejor. Para empezar, aclaro que hacer masa madre es MUY FÁCIL. Seguir leyendo

Patatas

Sin comentarios (recomiendo ver el vídeo hasta el final)

Tocar la materia

El siguiente vídeo (la parte de la cerámica) es un ejemplo precisamente de a lo que no me refería cuando hablo de tocar la materia, sentir cómo nuestras manos están vivas y son capaces de crear. También a lo que no me refería cuando hablo de que es importante vivir el proceso y no centrarnos tanto en el resultado.

Seguir leyendo

Lentejas vegetarianas

Cuando tenía unos 9 años alguien me regalo una Biblia contada para los niños. Durante muchos años ese libro fue mi preferido, y todavía recuerdo algunas de las historias que allí aparecían. De ellas, la de Esaú y Jacob, de cómo el primero vendió al segundo su primogenitura por un plato de lentejas, se me ha quedado muy grabada, porque cada vez que la leía me entraban muchas ganas de comer esas lentejas, una sensación solo comparable, para mí, a la que siento cuando veo la escena de “Le llamaban Trinidad” en la que Terence Hill se come toda una sartén de frijoles con pan.

Esaú vende su primogenitura a Jacob por un plato de lentejas

Esaú vende su primogenitura a Jacob por un plato de lentejas

Seguir leyendo

Hacer pan (2)

En esta segunda entrada sobre hacer pan (ver la primera aquí) voy a incluir algunas reflexiones acerca de lo que esto significa para mí. En sucesivas entradas pondré una receta sencilla de pan con masa madre, y daré las indicaciones para hacer nuestra propia masa madre, porque el sabor del pan hecho así y el mismo proceso de hacerlo es totalmente diferente, y para mí merece la pena ya que es relativamente fácil. Seguir leyendo

“Zen, la vida de Dogen”

Un plato preparado con ricos ingredientes no es necesariamente superior ni un cocido de humildes legumbres es necesariamente inferior. Cuando cojáis o preparéis vulgares plantas silvestres, hacedlo sinceramente, con todo vuestro corazón y tratadlas con tantos miramientos como trataríais a los productos más raros. El vasto océano tiene un único sabor a pesar de recibir el agua de innumerables ríos y el vasto océano de la naturaleza original no hace discriminaciones entre los sutiles sabores de un delicado plato y el gusto grosero de un cocido de hierbas silvestres. De igual manera, cuando hacéis crecer el germen de la Vía y alimentáis al embrión sagrado, comidas refinadas o vulgares tienen un solo sabor.

Tenzo Kyokun (Instrucciones al cocinero de un monasterio zen), Maestro Dogen

Seguir leyendo