Archive for Reflexiones

¿o más bien comemos lo que somos?

Fuente: http://superintim.livejournal.com/

Esta entrada complementa la anterior (“¿Somos lo que comemos?“). Continuando con esa reflexión, se me ocurre que tal vez sea más cierto que comemos según somos: si somos personas tranquilas o nerviosas, si tenemos ansiedad y estamos siempre con prisa o si más bien estamos relajados… todos estos aspectos van a influir en lo que comemos y en cómo lo hacemos.

Es muy fácil ver esto con respecto a la cantidad de comida que ingerimos. En muchos casos se come más de lo necesario por no saber escuchar el cuerpo, sentir cuándo estamos saciados. En ocasiones tratamos de llenar un vacío interior con comida, y esto creo que es algo que todos habremos experimentado en alguna ocasión… Seguir leyendo

¿Somos lo que comemos?

He pasado unos días en el hospital con un cólico nefrítico, y en ese tiempo y los días posteriores he podido reflexionar un poco sobre cómo lo que ingerimos (comida, bebida, otras impresiones…) influye en lo que somos. Seguir leyendo

La televisión

Por unas circunstancias de las que hablaré en otra entrada, durante varios días me he visto “obligado” a ver la televisión de manera más o menos intensiva, después de varios años de “desintoxicación”. Dejo este par de imágenes que me parecen ilustrar lo que pensé y sentí en esos momentos.

tumblr_mmcr6wpiK81rhscaxo1_500

Fuente: http://bioloca.tumblr.com/post/49736365658

 

 

tumblr_mfl3zf4Klt1s1v4vdo1_500

Fuente: http://nostalgiadeumaproblematica.tumblr.com/post/38785549942

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Flores silvestres

Margaritas silvestres

Paseaba hace unos días por el campo y había miles de flores silvestres de una variedad de formas, colores y olores impresionante. Noté en mí el deseo de hacerme un ramo pero pensé que muchas de ellas se marchitarían nada más cogerlas. Esto me llevó a reflexionar sobre cómo suelo relacionarme con lo que me gusta: quiero poseerlo, incorporarlo a mi círculo o mandala, que forme parte de mí y de lo mío. Seguir leyendo

Mermelada de naranja amarga con azúcar moreno

El patio de los naranjos en la Mezquita de Córdoba

El patio de los naranjos en la Mezquita de Córdoba. Foto: http://acuacordoba.blogspot.com.es/2010/12/patio-de-los-naranjos.html

Cuando era pequeño me hacía mucha gracia ver a los extranjeros intentar comer las naranjas amargas que crecen en las calles de Córdoba. Esas naranjas no se pueden comer. En principio.

El naranjo amargo, además de darnos su fruto agrio, está lleno de espinas, algunas de varios centímetros de longitud, y terriblemente afiladas. Nos está diciendo: “Déjame en paz”. ¿Es posible defendernos sin hacer daño a los demás?

Sin embargo, ese mismo naranjo impregna las calles de la ciudad de olor a azahar cuando está en flor. Hasta el árbol más “amargado” tiene algo bueno que ofrecernos, igual que las personas. Seguir leyendo

El aburrimiento

Mi abuelo me contaba que toda su vida, hasta que se casó con mi abuela (la mejor cocinera del mundo para mí), comía a diario el mismo plato: cocido (para los lectores de fuera de España, es un plato de garbanzos con muchas posibles variaciones, según los vegetales que se le añadan, como patatas, judías verdes, repollo…, y la carne, como res, gallina, pollo, tocino, hueso de jamón, morcilla…). Seguir leyendo

El miedo y la sopa de verduras de raíz

No conoceré el miedo. El miedo mata la mente. El miedo es el pequeño mal que conduce a la destrucción total. Afrontaré mi miedo. Permitiré que pase sobre mí y a través de mí. Y cuando haya pasado, giraré mi ojo interior para escrutar su camino. Allí por donde mi miedo haya pasado ya no quedará nada, sólo estaré yo.

Oración de las Bene Gesserit sobre el miedo, en Dune, de Frank Herbert Seguir leyendo

¿Por qué meditar?

Muchas personas se sienten atraídas por la meditación, a veces incluso sin saber por qué. Oyen hablar de meditar y algo en su interior les dice que estaría bien probar a hacerlo. Realmente hay muchas ideas preconcebidas alrededor de este asunto, hay quien la rechaza sin haberle dado una oportunidad, y también quien la acepta pero nunca llega a practicarla. En definitiva, hay gustos para todo, y eso está bien. Seguir leyendo

Nuestra responsabilidad

Pulsar en la imagen para ver fuente

Pulsar en la imagen para ver fuente

Recuerdo que cuando era pequeño mi abuela María siempre nombraba a los niños del Biafra cuando alguien se dejaba comida en el plato: “Con el hambre que pasan los pobrecitos, ¿cómo no te vas a comer eso?”. Yo en ese momento no sabía qué era el Biafra, ni tampoco entendía qué tenía que ver que hubiera niños con hambre con que yo me terminara o no el plato. Hoy comprendo un poco más la relación entre ambos fenómenos. Precisamente nosotros, en Occidente, podemos despilfarrar como lo hacemos porque hay otros que no llegan. El planeta no soportaría un nivel de consumo igual al nuestro para todos sus habitantes. Consumimos y tiramos demasiado y creo que podríamos vivir perfectamente consumiendo menos. Bajo ese punto de vista, no despilfarrar es una obligación moral que todos tenemos hacia la Tierra. Cada vez que tiramos comida, es como un insulto a la humanidad. En este artículo de El País se afirma que se tira la mitad de la comida producida en el mundo. Seguir leyendo

Tocar la materia

El siguiente vídeo (la parte de la cerámica) es un ejemplo precisamente de a lo que no me refería cuando hablo de tocar la materia, sentir cómo nuestras manos están vivas y son capaces de crear. También a lo que no me refería cuando hablo de que es importante vivir el proceso y no centrarnos tanto en el resultado.

Seguir leyendo