Archive for Lo cotidiano

¿Somos lo que comemos?

He pasado unos días en el hospital con un cólico nefrítico, y en ese tiempo y los días posteriores he podido reflexionar un poco sobre cómo lo que ingerimos (comida, bebida, otras impresiones…) influye en lo que somos. Seguir leyendo

Nuestra responsabilidad

Pulsar en la imagen para ver fuente

Pulsar en la imagen para ver fuente

Recuerdo que cuando era pequeño mi abuela María siempre nombraba a los niños del Biafra cuando alguien se dejaba comida en el plato: “Con el hambre que pasan los pobrecitos, ¿cómo no te vas a comer eso?”. Yo en ese momento no sabía qué era el Biafra, ni tampoco entendía qué tenía que ver que hubiera niños con hambre con que yo me terminara o no el plato. Hoy comprendo un poco más la relación entre ambos fenómenos. Precisamente nosotros, en Occidente, podemos despilfarrar como lo hacemos porque hay otros que no llegan. El planeta no soportaría un nivel de consumo igual al nuestro para todos sus habitantes. Consumimos y tiramos demasiado y creo que podríamos vivir perfectamente consumiendo menos. Bajo ese punto de vista, no despilfarrar es una obligación moral que todos tenemos hacia la Tierra. Cada vez que tiramos comida, es como un insulto a la humanidad. En este artículo de El País se afirma que se tira la mitad de la comida producida en el mundo. Seguir leyendo

El silencio

Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio, no lo digas

Proverbio árabe

Esta frase no la he copiado de ningún libro de citas: aparece en el vaso del cuarto de baño de la habitación del Lar del Cuco (no gano comisión por hacerles publicidad, es que se está muy bien aquí y me gusta venir), donde estoy haciendo un breve retiro de meditación en silencio.  Seguir leyendo

Un fin de año diferente

Lar del Cuco

Lar del Cuco

Este año hemos querido vivir un 31 de diciembre distinto, y Sol y yo nos hemos ido a El Lar del Cuco (www.lardelcuco.com), una casa rural preciosa en la Sierra de Gredos. Como decía en la Presentación, podemos probar nuevas experiencias, abrirnos a formas diferentes de hacer las cosas.

En este caso, un fin de año tranquilo, solo nosotros y Charo y Manuel, los dueños de la casa. Seguir leyendo