Llegada a Camboya

Foto-0038

Edificio en el recinto del Palacio Real

Me encuentro realizando un trabajo en Phnom Penh, capital de Camboya, que durará un mes y quisiera compartir en el blog algunas de las experiencias que estoy viviendo.

Al llegar lo primero que llama la atención, además del calor, es el caos de tráfico: miles de motos, tuc-tucs (carritos tirados por moto), bicicletas y automóviles cruzándose como si formaran trenzas y cambiando de dirección sin tener en cuenta si se tiene o no la preferencia… Lo siguiente que me sorprendió fue que nadie se enfada por ello, y aunque continuamente están tocando el claxon, no es para regañar sino para advertir.

Wat-Phnom

Wat Penh

Phom Penh es una de las pocas ciudades del mundo (no conozco otra) fundada por una mujer. La leyenda cuenta que una vieja monja, llamada Penh, encontró un árbol en el que había varios budas, y utilizó la madera para construir un templo (wat) sobre una colina (Phnom) para albergarlos. Se dice que esa colina fue el inicio de la ciudad, la colina de Penh, Phnom Penh.

Desde el punto de vista estético, en general Phnom Penh es bastante fea, salvo algunos enclaves que podríamos decir que son más hermosos, pero incluso estos tienen a veces la tendencia “hortera-dorada” que podemos ver en las tiendas de los chinos en España. La fealdad proviene del desorden urbanístico, de la suciedad, de la ocupación de todas las aceras con los productos que venden las tiendas, de la basura abandonada…

Foto-0004

Stupa en el recinto de la Pagoda de Plata

Sin embargo, si se busca, se puede encontrar la belleza: en la permanente sonrisa de la gente y su amabilidad. A diferencia de otras partes del tercer mundo por donde he viajado, aquí se puede caminar (es un decir, porque la mayoría de las aceras son intransitables, porque están destrozadas, porque los coches aparcan en ellas directamente o porque las tiendas, que más bien son locales o garajes, exponen ahí sus productos: aquí la gente no camina, se transporta en otro medio).

Cuando se sale a las zonas rurales la pobreza y consiguientemente las condiciones en las que vive la gente nos pueden impresionar. Es un país pobre y eso se nota. Pero también hay paisajes maravillosos, grandes planicies inundadas por las lluvias del monzón, ríos y lagos enormes…

 

En subsiguientes entradas hablaré más de este país que estoy descubriendo.

Foto-0039

Puerta de acceso al recinto de la Pagoda de Plata

Foto-0007

Estatua en el Museo Nacional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *