¿o más bien comemos lo que somos?

Fuente: http://superintim.livejournal.com/

Esta entrada complementa la anterior («¿Somos lo que comemos?«). Continuando con esa reflexión, se me ocurre que tal vez sea más cierto que comemos según somos: si somos personas tranquilas o nerviosas, si tenemos ansiedad y estamos siempre con prisa o si más bien estamos relajados… todos estos aspectos van a influir en lo que comemos y en cómo lo hacemos.

Es muy fácil ver esto con respecto a la cantidad de comida que ingerimos. En muchos casos se come más de lo necesario por no saber escuchar el cuerpo, sentir cuándo estamos saciados. En ocasiones tratamos de llenar un vacío interior con comida, y esto creo que es algo que todos habremos experimentado en alguna ocasión…

No creo que los trastornos alimentarios sean aleatorios (bulimia, anorexia…) sino que posiblemente estén relacionados con formas de ser de las personas. Supongo que hay personalidades con más o menos tendencia a la adicción, etc. Imagino que también hay una relación entre el tipo de personalidad y la comida que nos atrae más. Normalmente relacionamos a las personas agresivas con el consumo de carne, aunque puede haber vegetarianos muy violentos (dicen que Hitler era vegetariano).

Si introducimos como práctica habitual en nuestra vida la meditación u otra técnica que nos ayude a conectar más con nosotros mismos y a escucharnos mejor, veremos cómo nuestra relación con la alimentación va cambiando hacia mejor. Y también buscaremos mejores alimentos de otro tipo, y me refiero aquí al resto de impresiones que nos llegan por los sentidos: tenderemos a llenarnos de la belleza de la naturaleza, a relacionarnos con los demás de forma más armoniosa, y en definitiva a acercarnos a situaciones, personas y actividades que nos nutran verdaderamente, en vez de quitarnos energía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *