Estofado de patata y soja

Ingredientes para 3-4 personas:

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

  • 3-4 patatas
  • 3 alcachofas (podemos sustituirlas por judías verdes y guisantes)
  • 1 puerro
  • 2 tomates medianos o 1 grande
  • 2 zanahorias
  • soja texturizada mediana (no tenía y usé grande partiendo los granos por la mitad)
  • aceite de oliva
  • sal marina
  • cúrcuma y/o curry al gusto
  • 1 litro de agua aproximadamente (depende de lo “caldoso” que queramos el estofado)
  • setas shiitake al gusto (opcional)
  • algas cochayuyo al gusto (opcional)
  • 1 hora de laurel (opcional, no se incorporó a la receta)
  • salsa de soja o vino blanco (opcional, no se incorporó a la receta

Pasos:

A veces, cuando voy a cocinar, me gusta meditar un poco en los ingredientes que voy a usar. Si voy a utilizar ingredientes no convencionales, como las algas cochayuyo o las setas shiitake, suelo informarme sobre sus propiedades, y no solo culinarias, sino también terapéuticas, etc.

En esta receta estoy usando muchos ingredientes tipo “raíz”, como las patatas, las zanahorias, el puerro o la cúrcuma. Eso me puede decir que es un plato que nos lleva a la tierra, lo que quizá se relacione con el invierno que acaba de entrar, con nuestra necesidad de bajar el ritmo, etc. Para compensar un poco esto, la receta también incorpora “flores” (alcachofa) y frutos (tomates), que aportan una energía más viva. Con esa información, visualizo los ingredientes y pienso en lo que cada uno significa, me centro en sus cualidades, o en lo que simbolizan (tierra, agua, vida…). Por ejemplo, las algas o la sal marina incorporan la energía del mar, los tomates y las alcachofas la vida, etc. Después de la meditación, cuando añado cada ingrediente a la olla, de alguna manera siento que no estoy cocinando solo materia, sino también que estoy combinando elementos, energías de la naturaleza. Si esto os parece muy complicado o no sintonizáis con ello, simplemente podemos hacer la meditación de atención consciente de la que hablé en la entrada anterior.

montse bradford

En cualquier caso, recomiendo los libros La nueva cocina energética y Alquimia en la cocina, de Montse Bradford, porque nos pueden dar muchas pistas sobre las cualidades de los alimentos. En estos libros podemos encontrar también recetas interesantes adaptadas a cada estación del año, a nuestro estado personal, etc., de forma que poco a poco podemos añadir a nuestro repertorio de cocina nuevos platos no solo porque nos resulten más o menos apetitosos, sino también porque nos ayudan a un nivel más integral.

 

Durante toda la preparación del plato procuramos practicar la atención consciente. En la cocina intervienen los cinco sentidos, y podemos prestar atención a las sensaciones que nos llegan a través de ellos, que además son herramientas muy útiles para cocinar. En el caso de la vista y el gusto, está claro que su papel es fundamental. Cuando cortamos los alimentos, podemos prestar atención también al sonido que produce cada uno, porque es diferente, o al “quejido” que emite el alimento al echarlo al aceite caliente. También el tacto interviene aquí, la sensación en nuestra mano al presionar con el cuchillo y sentir la consistencia de lo que cortamos. Finalmente, el olfato nos puede informar de cuándo está listo un sofrito o qué especias utilizar.

Antes de nada, y con suficiente antelación, introducimos la soja, las algas y las setas en agua, por separado, para hidratarlas. Las setas requieren más tiempo.

Pelamos el puerro y lo troceamos fino. A mí me gusta aprovechar la mayor parte posible del puerro, incluso la parte de las hojas que están más verdes. En otro momento expondré mi opinión sobre aprovechar o desperdiciar alimentos, pero creo que es evidente que no es preciso tirar aquello que es perfectamente comestible, y esta parte del puerro lo es.

Sofreímos el puerro hasta que esté blando (de lo cual nos informa la vista pero también el tacto, lo que sentimos a través de la paleta de cocina), y añadimos los tomates rallados. Seguimos removiendo hasta que sentimos que el tomate empieza a agarrarse al fondo de la olla (sentiremos también que el olor del tomate ha cambiado).

Escurrimos y troceamos las setas, teniendo en cuenta que los tallos son duros y hay que tener cuidado al cortarlos. También escurrimos las algas y la soja. Como la soja texturizada era muy grande, corté por la mitad cada grano, como dije antes. Como alternativa, al sofrito se puede añadir salsa de soja o vino, dejar que se consuma un poco el líquido. Incorporamos todo esto al sofrito y removemos, pero no dejamos que se fría, por lo que añadimos el agua y si lo deseamos, una hoja de laurel.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Troceamos las patatas, las alcachofas (incluidos los tallos limpios) y cortamos las zanahorias en rodajas finas, las añadimos, junto con sal y cúrcuma al gusto. Yo no suelo hacerle nada a la alcachofa (hay personas que las frotan con limón, o las meten en agua con harina, etc., para que no se pongan negras, pero si se incorporan rápido al guiso no tiene por qué suceder eso).

 

 

 

Se deja hervir a fuego lento hasta que esté listo. Yo utilizo una olla de tierra refractaria que una vez caliente cocina al mínimo de potencia. Desgraciadamente, mi cocina es de vitrocerámica, porque me gusta mucho más cocinar con fuego de verdad.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En otra entrada hablaré sobre las meditaciones que podemos hacer mientras comemos, pero como sugerencia rápida, podemos mantener la atención consciente y experimentar los sabores, olores, imágenes y texturas con una actitud mental tranquila, sin aferrarnos demasiado a las sensaciones.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

 

¡Buen provecho!

 

 

2 comments

  1. Pilar dice:

    Me he tomado un rato de mi tarde libre para deleitarme con los textos que escribes y las fotos que los acompañan, y me parece una maravilla lo que veo!!! Bueno, en realidad esta foto del guiso de patatas me abre el apetito sólo con verlo!!!
    No sé si tienes la sensación de que todo el rato estás hablando de tí; al leer, yo sí tengo la sensación de que te voy descubriendo entre líneas… Muy interesante!!!
    Enhorabuena por tener el valor de mostrarte al mundo, y gracias por permitir que te veamos tal cual eres, porque no te puedes esconder!!
    Besotes

    • Luis dice:

      Aprovecho esta respuesta para darte las gracias a ti y a todas las personas que me han escrito comentarios de ánimo. Valoro enormemente vuestro apoyo, sobre todo ahora que estoy dando comienzo a este proyecto que para mí está cargado de ilusión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *