Un fin de año diferente

Lar del Cuco

Lar del Cuco

Este año hemos querido vivir un 31 de diciembre distinto, y Sol y yo nos hemos ido a El Lar del Cuco (www.lardelcuco.com), una casa rural preciosa en la Sierra de Gredos. Como decía en la Presentación, podemos probar nuevas experiencias, abrirnos a formas diferentes de hacer las cosas.

En este caso, un fin de año tranquilo, solo nosotros y Charo y Manuel, los dueños de la casa.  Iba buscando unos días de silencio, sin televisión ni otras “fuentes de ruido”. La experiencia de ese silencio ha sido muy bonita. Normalmente en nuestra vida llenamos todos los momentos de contenido, no nos damos la oportunidad de estar con nosotros mismos, de saborear simplemente el hecho de ser, sin tener que hacer. Bajar el ritmo habitual en el que vivimos, no tener puesto el reloj, que cada actividad absorba el tiempo que demanda, fuera de una agenda repleta de obligaciones… No se trataba simplemente de un fin de año en una casa de turismo rural, algo que he hecho otras veces, sino de vivirme, sentirme, estar conmigo a mi ritmo, meditando más de lo que suelo hacer, hablando menos de lo normal, en fin, dándome el gusto de ser.

Mesa de fin de año

Mesa de fin de año

La cena fue tranquila, con una comida preparada expresamente para nosotros, con mucho amor, como todo lo que ofrecen Charo y Manuel. Cocinar con el deseo de ofrecer, con dedicación, es otra forma de meditación, y se nota en el cariño con el que adornan la mesa o sirven los platos.

A mí me gusta hacer una meditación especial en fin de año: empiezo con una breve meditación en la respiración para calmar la mente y traerla al momento presente, y luego dejo que vengan imágenes del año que ha pasado, enfocado sobre todo a aquellos momentos que han significado algo, han supuesto un aprendizaje. Después, dejo otra vez la mente tranquila y saboreo esos momentos, con una actitud abierta a que surja cualquier comprensión o intuición que pueda indicarme qué ha sido ese año para mí.  En mi caso, ha sido un año en el que a nivel profesional he podido discernir qué quiero y qué no quiero en mi vida.

Luego termino la meditación permitiendo que se desarrolle en mí una motivación para el año que va a entrar. Este 2013 me gustaría que me sirviera para perder miedos a soltar algunas cuestiones que me están haciendo daño, a dejar de “venderme” por seguridad, etc.

Las ovejas de Charo

Las ovejas de Charo

En definitiva, la experiencia de este fin de año en el Lar del Cuco ha sido muy hermosa, ha habido muchos paseos por el bosque, muchos ratos de tranquilidad junto a la chimenea, conversaciones profundas y triviales, risas y algunas lágrimas… Me alegro de haberme dado la oportunidad de saborear el alimento de la amistad y el cariño en un fin de año diferente.

One comment

  1. Sol dice:

    Gracias a ti, Luis, por animarme a pasar un fin de año tan maravilloso, por respetar mis dudas y acompañarlas y por acompañarme en el silencio, en la calma de esos días tan especiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *